Virgo y Piscis: ¿Una amistad complicada? ¡Descubrelo!

Manuel G | 21 Septiembre 2022

pareja de mujeres 12

El famoso dicho de que “los polos opuestos se atraen” se adapta perfectamente a la relación entre Virgo y Piscis, diríamos que en un 99,9%. Estos dos signos son literalmente opuestos en la rueda del zodiaco, lo que significa que no podrían ser más diferentes. Sin embargo, se sienten irremediablemente atraídos el uno por el otro.

Aunque parezca en principio imposible, la amistad entre Virgo y Piscis tiende a ser muy especial. Donde uno de estos signos flaquea, el otro prospera. Así, la mayor debilidad de Piscis puede corresponderse con la mayor fortaleza de Virgo, y viceversa. Esto hace que se desarrolle una dinámica muy interesante, en la que ambos aprenden mucho el uno del otro, por lo que su compatibilidad es extremadamente alta (siempre que no se pongan contra las cuerdas)

Virgo es un signo muy eficiente, se preocupa por los detalles y se crece cuando tiene un proyecto que desarrollar o un trabajo que hacer. Por su parte, Piscis es el soñador por excelencia. Aunque no presta demasiada atención a los pequeños detalles, destaca cuando se requiere mucha imaginación y creatividad para sacar los proyectos adelante.

Si bien es cierto que la combinación de estos dos elementos es excepcional, también puede ser muy complicada. Por eso, aunque son grandes amigos, pueden sacarse de quicio en algunos momentos y en este artículo te mostramos por qué.

Razones por las que la amistad entre ellos es complicada

1. La rigidez de Virgo puede limitar o restringir a Piscis

Los individuos de Virgo son muy productivos. Son exigentes y tienden a mostrar predilección por el exceso de trabajo. Aunque estas cualidades les hacen destacar y alcanzar grandes metas, también pueden resultar molestos (involuntariamente) para Piscis. Es fácil que Piscis se sienta limitado por el deseo de Virgo de "corregirle", por lo que es importante que aprenda a establecer límites dentro de esta dinámica, para que nadie se sienta menospreciado o desautorizado. Aunque Piscis necesita mucho espacio, ya que va donde le lleva el viento, Virgo puede enseñarle a ser más organizado. Demasiada estructura puede ser aburrida, pero demasiada espontaneidad puede complicar las cosas más de lo necesario.

2. La atención de Virgo a los detalles puede irritar a Piscis, que es más soñador

Al ser el signo más detallista del zodiaco, la necesidad de Virgo de "arreglar" las cosas es algo que, definitivamente, puede molestar a Piscis. Los virginianos tienden a expresar su amor a través de hechos y acciones, por lo que es frecuente que ambos signos parezcan tener idiomas diferentes. Para hacer frente a esta característica, es importante que los individuos de Piscis recuerden lo importantes que pueden ser los detalles. Al fin y al cabo, para que un sueño se haga realidad, tiene que estar guiado por algún tipo de plan, y ahí es donde entran los virginianos. Como dos caras de una misma moneda, esta pareja puede llegar muy lejos, siempre que ambos respeten sus diferencias y aprovechen los puntos fuertes de su compañero o compañera.

3. La constante adaptabilidad de Piscis puede parecerle inestable a un Virgo

Las personas de Piscis son increíblemente flexibles. Como signo de agua, es mutable, no existe ninguna limitación o restricción que pueda detenerle. Esto hace que los piscianos sean capaces de adaptarse a cualquier circunstancia, pero también se pierden a menudo, debido a lo cambiantes que son. Para un Virgo, esto puede parecer extraño o poco fiable, pero en realidad se trata de la mayor fortaleza de un Piscis. Su capacidad camaleónica hace que sea muy fácil llevarse bien con ellos. Mientras que Virgo puede llegar a estancarse en sus costumbres, Piscis logrará afrontar los cambios. Es importante que los virginianos tengan en cuenta la importancia de evolucionar. La estabilidad es estupenda, pero también puede llevar al estancamiento. Piscis puede enseñar a Virgo a navegar por los flujos y reflujos de la vida.

4. En general, estos dos signos pueden resolver sus diferencias

Aunque hay algunas diferencias muy grandes entre ellos, los signos de tierra y agua tienden a trabajar muy bien juntos, porque ambos tienen cualidades que compensan al otro y le ayudan a alcanzar sus objetivos. Demasiada tierra sin agua conduce a la sequedad, y demasiada agua sin tierra implica inundación. Juntos, se equilibran perfectamente. Mientras Virgo le dé a Piscis espacio para soñar en grande y Piscis no se interponga en los intereses de Virgo, su amistad será sana y duradera.