El padre Virgo: La relación que tiene con sus hijos

Manuel G | 29 Marzo 2022

padre con su hijo 01

El signo de Virgo es uno de los más controvertidos, ya que a algunas personas les encanta su carácter comunicativo y cariñoso, mientras que a otras les molesta la organización extrema de las personas de este signo. Virgo es un signo regido por la Tierra y esto revela muchas cosas, especialmente cuando hablamos de la familia. Los signos regidos por este elemento tienen una conexión especial y unos lazos familiares y de amistad realmente diferentes.

La diferencia en la construcción de este vínculo radica en que las personas regidas por este elemento tienen una comprensión mucho más amplia de las voluntades y actividades terrenales, lo que hace que sean muy empáticas y capaces de comprender los matices y particularidades de los demás. Por otro lado, los regidos por el elemento tierra saben que para que las cosas lleguen a ser realmente buenas necesitan tiempo y por esta razón suelen tener amistades y romances muy largos en sus vidas.

Otro factor que se refleja directamente en la personalidad de los virginianos es el regimiento de Mercurio, planeta que representa la comunicación y que influye en las diversas facetas de Virgo, desde su interés por el liderazgo hasta su fuerza de voluntad para ponerlo en práctica. Como padres, son comprensivos y dialogantes. Si quieres saber cómo asume Virgo la paternidad, continúa leyendo.

La paternidad

Además de todo esto, cuando los virginianos se convierten en padres surgen muchas otras cosas. La conexión con la tierra se hace aún más estrecha cuando este signo experimenta el milagro de la vida y se transforma con ella.

Se trata de un padre muy cuidadoso con todos los detalles, al que le gustará dejar las cosas de su hijo ordenadas y organizadas. Además, estará encantado de establecer dietas y agendas para controlar las necesidades de los niños al principio de su vida, como las vacunas, por ejemplo.

Con el tiempo llegará a ser un padre muy amable, que siempre tendrá un hombro en el que apoyarse, para que su hijo pueda hablar con él y contarle diferentes situaciones, ya sean positivas o negativas. El padre Virgo nunca abandona a sus hijos.

Por otro lado, como son tan perfeccionistas, los padres de este signo pueden presionar mucho a sus hijos para que hagan un buen papel en la escuela o para que desarrollen sus habilidades de la mejor manera posible.

Esta presión puede convertirse en una exigencia excesiva, provocando un desgaste en la relación, ya que incluso esforzándose pueden producirse bajas calificaciones y fracasos, que el padre Virgo no encajará demasiado bien.

Ante esta situación, es necesario que el hijo le demuestre al padre Virgo que tal vez no tenga esas habilidades solicitadas en las pruebas, pero que tiene otras y las pone en práctica de diferentes maneras.

Las preocupaciones del padre virginiano

La primera precaución es la económica. Las personas del signo de Virgo son muy serias con las cuestiones materiales y la paternidad puede desvelar necesidades económicas que antes no existían.

En esta situación, es común ver al padre Virgo trabajando en varios lugares, con el fin de satisfacer esta demanda. Esto puede llevarle a sentirse sobrecargado y es preciso que aprenda a poner límites, ya que de lo contrario se agotará y, además, no tendrá mucho tiempo para pasar con su hijo.

La segunda preocupación es el control, ya que los virginianos están obsesionados con la organización y puede transmitir al niño su ansiedad. De esta manera, es posible que su hijo se sienta atrapado en situaciones en las que su padre querrá saber demasiado, afectando negativamente a su individualidad.

Una tercera preocupación a destacar es que está tan centrado en cuidar a los demás, que se olvida de cuidarse a si mismo.

Padre compañero

Como pareja, el padre Virgo suele colaborar al 100% con su pareja, al ponerse de su lado en todos los frentes que representan el cuidado compartido con un hijo. Está muy abierto al diálogo y busca siempre la vía de la conversación para abordar los problemas.

Con el tiempo, el virginiano esquematizará su rutina de manera que pueda estar presente en la vida de su familia, como compañero de tareas y también en el sentido emocional, compartiendo cada momento del embarazo y el nacimiento de una manera muy empática.

Para su hijo, el padre Virgo también será un gran compañero y estará siempre presente, saliendo a pasear con el bebé, acudiendo a las presentaciones del colegio y también organizando viajes para toda la familia.