La historia de Libia contada en 1000 Palabras [hasta Gadafi]

A grandes rasgos, Libia ha experimentado una evolución histórica similar a los demás países de su entorno magrebí. En la Antigüedad, asentamientos fenicios y púnicos sobre una base autóctona beréber y ocupación romana posterior.

Los latinos fundaron las tres famosas ciudades (Oea, actual Trípoli, Sabratha y Leptis Magna) que dieron origen al nombre de Tripolitania, Leptis llegó a tener 100.000 habitantes y era la principal ciudad romana en el norte de África, Sus majestuosos restos pueden ser contemplados en la actualidad y representan un gran atractivo turístico. En Cirenaica, la ocupación romana se superpuso a la griega, que había fundado las ciudades de Cirene y Berenice (actual Bengasi),

La decadencia del Imperio romano acarreó también la de Tripolitania, conquistada por los beréberes en el siglo iv y por los vándalos en el siguiente, en el que estos fueron sustituidos por los bizantinos.

Libia 108

En el siglo VII, a partir del año 643, llegaron los árabes, introductores del Islam, Libia perteneció al Califato Oriental hasta el año 800. El siglo ix estuvo dirigido por la dinastía galebí, sustituida por los fatimíes (905). Entre el 999 y el 1143 reinó en Tripolitania la dinastía beréber de los Banu Hazrun, que será expulsada por los normandos de Roger II de Sicilia, cuyo corto período de dominio terminó en 1158 ante el empuje almohade.

Entre los siglos XIII y XVI, Tripolitania vivió una época de gran esplendor bajo la dinastía hafsí de Túnez, sustituida por las sucesivas dominaciones de España y la Orden de Malta, hasta que en 1551 se produjo la ocupación turca de Trípoli.

Desde 1711 a 1835, Tripolitania estuvo dirigida por la dinastía local de los Karamanlis, prácticamente independiente, aunque pagaba tributo al sultán otomano. Durante este período, Trípoli centró sus esfuerzos en el comercio transahariano con los estados sudaneses del lago Chad, norte de la actual Nigeria y golfo de Guinea, donde se abastecía de esclavos, productos artesanales de cuero y nueces de cola. Trípoli era entonces el principal mercado de esclavos del Mediterráneo.

En 1835, los turcos recuperaron Tripolitania, aunque no el Fezzan. El comercio transahariano se resintió gravemente, hasta que impuso su hegemonía la hermandad musulmana de los senusíes, surgida entre los beduinos de Círenaica interior, que llegó a dominar toda esa región, el Fezzan y el Sahara y el Sudán centrales, manteniendo el comercio de esclavos hasta comienzos del siglo xx. Los beduinos senusíes opusieron una tenaz resistencia tanto a la invasión italiana (desde 1911), en el norte, como a la francesa por el sur. La resistencia libia, acaudillada por Ornar Mujtar, mantuvo en vilo al ejército italiano hasta 1931, cuando Mujtar fue capturado y ahorcado.

Durante la II Guerra Mundial, los senusíes, dirigidos por el emir Mohamed Idris al-Senusi, cooperaron con los Aliados, por lo que, al terminar la contienda, Francia ocupaba el Fezzan e Inglaterra el resto de Libia. La intervención de las Naciones Unidas aceleró el proceso independentista, que culminó en 1951 cuando una asamblea de las tres provincias (Tripolitania, Cirenaica y Fezzan) aprobó la constitución de Libia como estado monárquico federal, regido por Idris I. Dos años después el Reino de Libia, que siguió albergando bases militares norteamericanas y británicas, ingresaba en la Liga Árabe. La reforma constitucional de 1963 abolió la federación y dividió al país en diez circunscripciones.

El 1 de septiembre de 1969, una intervención militar dirigida por el coronel Gadafi acabó con la Monarquía e inició un proceso de hondas transformaciones sociales y políticas. Las bases militares extranjeras fueron evacuadas, se nacionalizó la banca y la vida política quedó monopolizada por el partido único Unión Socialista Árabe.

En 1977, el proceso revolucionario dio un nuevo paso con la proclamación del «poder del pueblo», creando la Yamahiria («Estado de las Masas») Árabe Libia Popular Socialista, en la que la soberanía popular es ejercida a través de congresos y comités, aunque se mantiene el Corán como «ley de la sociedad».

Libia 114

La peculiar revolución libia

El régimen político libio del «Estado de las Masas» se basa en los congresos populares de base, de ámbito territorial. Estos eligen a los comités populares (municipales, provinciales y sectoriales), sustitutos de las autoridades gubernativas tradicionales. En la cúpula, el Comité General del Pueblo detenta el poder ejecutivo, presidido por el secretario general del Pueblo, equivalente a un primer ministro.

El máximo órgano político, con funciones legislativas y de control sobre los comités, es el Congreso General del Pueblo, integrado por los delegados de los congresos populares de base, los comités populares y el Comité General del Pueblo, más los representantes de los comités populares de los congresos de profesionales y productores.

El coronel Gadafí es simplemente el Líder Revolucionario, aunque él rechaza cualquier cargo o título en el organigrama de la Yamahiria. De hecho, él es el eje de todo el sistema, al que controla firmemente.

Sus intentos de realización de la unidad árabe, a veces por la fuerza, mediante intervenciones y complós armados, y su apoyo a movimientos guerrilleros en el Tercer Mundo (y en Europa), le han granjeado la enemistad de los estados árabes conservadores y de las grandes potencias occidentales, especialmente Estados Unidos y Gran Bretaña.

La propaganda desestabilizadora entre los pueblos del desierto, incitándolos a terminar con las artificiales fronteras impuestas por los colonizadores en el Sahara y el Sahel, y la anexión desde 1973 de la franja de Auzu, en el norte de Chad, enfrenaron a Libia con numerosos estados africanos y, sobre todo, con Francia y Estados Unidos. Este último acusó a la administración libia de promover el terrorismo mundial. La tensión fue creciendo en intensidad, con pequeños incidentes aéreos en el golfo de Sirte, hasta culminar en el bombardeo norteamericano sobre las ciudades de Trípoli y Bengasi (1986). Esto, unido a la derrota de las tropas libias en el norte de Chad por un ejército chadiano abastecido por Francia, ha moderado la política exterior libia, que se ha aproximado al pragmatismo argelino, centrándose en el proyecto común magrebí. Ello no obstante, Libia hubo de sufrir el embargo aéreo mundial decretado en 1992 por las Naciones Unidas y que fue aplicado incluso por sus socios en la Unión del Magreb Árabe.

Relacionados

sudafrica apartheid

Historia de Sudáfrica contada con 1500 palabras

El poblamiento más antiguo de Sudáfrica estuvo…
angola 11

La historia de Angola contada en 600 palabras

Durante casi cuatrocientos años, a partir de su…
historia marruecos

La Historia de Marruecos contada en 1000 palabras

La población autóctona marroquí, anterior a la…
zimbabue 9

La historia de Zimbabue en solo 1000 palabras

Los primeros pobladores de Zimbabwe fueron grupos…
Lesoto 15

La historia de Mozambique contada en 500 palabras

Como en otros países del África austral, los…