Las debilidades y defectos de Aries : Su lado más oscuro

Manuel G | 09 Junio 2022

personas en una cita 13

Aries es de todo menos delicado. Si eres ariano, coincidirás con nosotros en que no te importa demasiado lo que quieren los demás y aunque te cueste trabajo reconocer tus errores, es importante que aprendas a asumirlos si quieres evolucionar y convertirte en una persona más agradable. Si quieres saber cuáles son tus puntos débiles y cómo afectan a otros signos, continúa leyendo este artículo que hemos preparado para ti.

La grosería

Con la delicadeza de un elefante en una cacharrería, Aries tiene el don de decir cosas ofensivas y de comportarse de una manera que no es buena para nadie. Y lo peor es que no se da cuenta cuando lo hace. Parece algo inevitable en este signo.

- Te irá bien con otro ariano, ya que no se alterará.

- Te irá mal con un canceriano, porque este detesta la idea de no ser tratado bien.

Tu individualismo

Aries desea ser el centro del mundo. En otras palabras, no le importan los deseos de los demás y ni siquiera tiene tiempo para escucharlos. Difícilmente un ariano se cuestionará a sí mismo.

- Te irá bien con un Géminis, que recuerda las cosas con tanta naturalidad como respirar.

- Te irá mal con un Piscis, que es el rey de la empatía.

Tu lado práctico

Tienes la manía de mandar a los demás y decirles lo que tienen que hacer. Pero la verdad es que no hay nadie realmente dispuesto a obedecerte. Y cuando no ves las tareas completadas, te desmotivas fácilmente. Después de todo, ¿quién hace todo el trabajo?

- Te irá bien con un Leo, que te avisará cuando las cosas se te vayan de las manos.

- Te irá mal con un Capricornio, que odia el control.

Tu fluctuación

Cuando un proyecto o una persona te atrae, te implicas de lleno. Hasta que aparece otra cosa que te atrae y abandonas la primera para ir a por la segunda, que ahora te parece más interesante.

- Te irá bien con un Acuario, que también es bastante imprevisible.

- Te irá mal con un libriano, que también tiene poco control sobre sus deseos.

Tu incapacidad para reconocer tus errores

¿Fallar? ¿Tú? Aceptarlo te resulta insoportable. Inconcebible. Porque siempre es culpa de la otra persona, de las circunstancias, del tiempo que hace. Para librarte de la culpa, te inventarás mil excusas, creyendo que alguna te servirá. Pero ¿qué pasará después? Esa es otra historia.

- Te irá bien con un sagitariano, que se dejará engañar.

- Te irá mal con un virginiano, que te arrancará la verdad.