Simbología de la libélula

Manuel G | 18 Agosto 2022

20220818083142

Como criatura asociada con el viento, la libélula representa el cambio.  Sus delicadas alas pueden notar hasta la racha más débil de viento y esto nos recuerda un proverbio que dice que debemos dejar llevarnos hacia donde el viento sopla, a menos que se trate de una tormenta.

Las libélulas son también criaturas de agua y cualquier criatura que tiene como hábitat una zona con agua o cerca de la misma, tendrá relación con simbolismos relativos al subconsciente o a los sueños y los pensamientos. Esto se debe a que en el mundo animal, el agua es símbolo de la mente subconsciente y se relaciona con los pensamientos que tenemos cuando estamos en un estado subconsciente, relajados, durmiendo o meditando.

Algunos de los significados que se asocian a este insecto son: prosperidad, buena suerte, fuerza, paz, harmonía y pureza.

El significado de este simbolismo está particularmente asociado con las culturas asiáticas (sobre todo Japón) y la nativa americana. Las libélulas nos dan el mensaje de que tratar con los pensamientos profundos puede ser difícil, pero que debemos indagar en estos y también en nuestros deseos más profundos, de los que a veces no somos conscientes.

Otro elemento clave que podemos descubrir con la libélula es la forma en la que se transportan, sobre todo cuando vuelan al raso de superficies con agua. Esto implica que nuestros más profundos pensamientos tienen una superficie también y debemos ser conscientes de que tenemos que encarar esta superficie primero y poder avanzar hacia los pensamientos más profundos después.

Como se mencionó anteriormente, la libélula es un recordatorio de que cuando nuestros más profundos pensamientos salen a la superficie, debemos prestar atención; es una lección que debemos aprender y también se nos recuerda que lo que pensamos es directamente proporcional a lo que nosotros vemos en la superficie. En resumen, nuestros pensamientos (incluso los más profundos de los que podemos no ser conscientes) son responsables del por qué de nuestras vidas.

Este insecto también nos proporciona una herramienta de mediación muy poderosa. Debemos ser capaces de visualizar en positivo y ver el lado bueno de las cosas. Las libélulas tienen una vida muy corta y esto viene relacionado con que deben vivir al máximo, lo que es una buena idea para nosotros; vivir al máximo porque la vida es limitada.