Simbología del caballito de mar

Manuel G | 29 Enero 2018

caballito-de-mar

El significado y simbolismo del caballito de mar es muy diverso y para ser una criatura tan pequeña en sí misma, tiene muchas cosas que ofrecer. Al tratarse de una criatura tan única, tenía muchos significados y se le atribuían muchos valores, sobre todo en culturas como la griega, la europea y la asiática.

Los griegos y romanos creían que el caballito de mar era un tributo del dios del mar Neptuno/Poseidón y por tanto, este animal se consideraba como símbolo de fuerza y de poder. La cultura asiática creía que los caballitos de mar eran un tipo de dragón y de ahí que se le asociara con poder y que fuera considerado como un símbolo de la buena suerte. Al igual que los asiáticos, los marineros también consideraban a este animal como premonitorio de la buena suerte.

Algunos de los valores que se le asocian son: paciencia, protección, perspectiva, persistencia, amistad, alta percepción, generosidad… Los cuerpos de los caballitos de mar están, por así decirlo, hecho para realizar movimientos como si fueran realizados a cámara lenta. Así, este animal se relaciona con la paciencia y la alegría, ya que son gelices siendo como son y no tienen prisa de avanzar rápido.

Otro elemento a destacar es la poca evolución que el cuerpo de los caballitos de mar ha sufrido a lo largo de los años, de hecho, no cambian su forma del cuerpo en ningún momento desde su nacimiento. Son felices con como son y no tienen necesidad de cambio, lo que puede ser una buena lección para nosotros, para aprender a ser felices con lo que tenemos y no siempre buscar el cambio.

Además, y en la linea de esta resistencia al cambio y de un enfoque en cuanto al progreso en el que el animal no ha cambiado, el caballito de mar puede ser símbolo de no flexibilidad y de un ser obstinado.

Por otro lado, los caballitos de mar suelen enrollar su cola a cualquier elemento al que se puedan agarrar cuando se encuentran en aguas turbulentas y esto es una lección aplicable a nosotros mismo, una lección que no enseña a ser persistentes en nuestros objetivos, pero con cuidado, ya que no podemos ser inflexibles u obstinados para alcanzarlos.

caballito-de-mar2

Un aspecto único de esta especie es que el macho se implica mucho en las tareas de la hembra, lo que nos da un nuevo mensaje para compartir y es el ganar perspectiva en cuanto al tema de género; ganar equidad.

Si un caballito de mar se nos acerca, se dice, que estamos faltos de protección ante las circunstancias que nos rodean o todo lo contrario, que estamos construyendo muros en un espacio en el que no se necesitan. Los cuerpos de estos animales son señales de que a veces podemos necesitar bajar nuestra guardia, o que quizás estamos dejando nuestro ser demasiado descubierto por lo que pueden herirnos fácilmente.

Por último y haciendo referencia a la lista de valores que se nombraron previamente, se ha de decir que uno de los significados que nos deja otra lección valiosa en relación con estos animales es la idea de percepción. La forma del ojo del caballito de mar por ejemplo, ya que son capaces de mover sus ojos de manera independiente. Esto lo podemos tomar como un mensaje de que debemos ser conscientes de todo aquello que nos rodea, de las diferentes situaciones en las que nos encontramos. Esto no quiere decir que sólo miremos a nuestro alrededor con nuestros ojos, en el sentido físico, sino también en un sentido espiritual con el objetivo de conseguir una mejor perspectiva de las situaciones.