¿Cómo evitar que los celos destruyan tu relación?

Manuel G | 06 Julio 2022

20220706200802

Los celos no son necesariamente algo malo. Es normal sentir celos a veces. Pero este sentimiento se vuelve problemático cuando nos dejamos llevar o nos regodeamos en él. El sentimiento pasajero, natural e irrelevante de los celos se convierte entonces en paranoia.

Cuando los celos se convierten en un problema, normalmente lo que hay detrás es la inseguridad personal. Cuando nos sentimos amenazados, nos comparamos con los demás o no nos sentimos lo suficientemente buenos. Las heridas del pasado también pueden influir. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo afrontarlo:

Evalúa tu relación

Para saber qué hacer con los celos, primero tienes que analizar tu relación. ¿Tu pareja es honesta contigo? ¿Vuestra relación se basa en la confianza, el respeto y el amor? Si hay un historial de engaños en la relación, los celos son comprensibles. Continuar con esta relación hará que sigas sintiéndote mal a menudo. Esperar que la otra persona cambie no es un buen camino si no demuestra que está dando pasos para cambiar.

Evalúate a ti mismo

Si sabes que estás en una relación sana y que tu pareja es de confianza, entonces es el momento de mirar dentro de ti. Y no se trata de culparte, sino de descubrir tus debilidades y aprender a no autosabotearte.

Las personas que han desarrollado buenas relaciones durante la infancia, ya sea con familiares o amigos, tienden a ser menos celosas y menos dependientes. Puedes reflexionar sobre tu evolución preguntándote: ¿tengo una sensación de vacío o de baja autoestima? ¿Me he criado en un ambiente con demasiada presión? ¿Eran mis padres (o quienquiera que me haya criado) de fiar?

Y no desesperes: aunque descubras que tu infancia ha estado sembrada de problemas como estos, puedes desarrollar buenas relaciones. Las experiencias de confianza y seguridad contribuyen a que nuestras relaciones sean más saludables. Por ejemplo, un buen terapeuta puede ayudarte a desarrollar la confianza y la autoestima.

Cultivar intereses fuera de la relación

Tranquilo, no estamos hablando de interés por otras personas. A menudo, los celos se alimentan cuando toda nuestra vida parece girar en torno a una relación, ya que tenemos la sensación de que todo, absolutamente todo, se desmoronaría si esta terminara. Por supuesto que tu relación es importante, pero tu vida no termina con ella. Cultiva aficiones, temas de interés, desarrolla tus habilidades y disfruta de tus amistades.

No juegues

A veces, cuando nos sentimos celosos, pensamos que provocar celos es una buena idea. Que quede claro: no lo es. Coquetear con alguien delante de tu pareja, insinuar o recordar relaciones pasadas, no resolverá ningún problema. No entres en un juego en el que el comportamiento de cada uno sólo servirá como munición para echarle cosas en cara al otro.

Cultiva una imaginación sana

Los celos comienzan a ser peligrosos cuando utilizan la imaginación de forma destructiva. La imaginación es una herramienta maravillosa, pero no para juzgar a otras personas. No confíes en ella para eso.

Todo el mundo conoce esta ruta: tu pareja llega tarde a casa; empiezas a imaginar que mantiene una relación interesante con esa persona del trabajo que una vez viste y pensaste que era una amenaza; te enfadas, te irritas, te asustas... pero todo es pura imaginación, en realidad no sabes nada. Y sin embargo, cuando llega tu pareja, le tratas con frialdad o tienes un ataque de ira. Saber cómo no caer en estas trampas es un gran paso para superar los celos.

Relacionados

Hits