Con quién no deberías hablar sobre tus problemas de pareja

Manuel G | 06 Julio 2022

20220706200623

A veces un matrimonio puede sentir que se hunde. En esas circunstancias, tendemos a sincerarnos con las personas que pueden reconfortarnos. Nos sentimos mejor y más estables cuando podemos, en medio de las dificultades, hablar con personas que están de nuestro lado y comprenden nuestro dolor. Sin embargo, algunas personas pueden contribuyendo a que nos aplastemos en medio de este choque de trenes, incluso sin querer. Compruébalo:

Parientes cercanos

A los familiares cercanos les resulta muy difícil ser objetivos. Suelen tomar un partido por uno en la discusión y acaban cegándose, sin ver los errores del bando que defienden ni los aciertos del que atacan. Además, los familiares pueden empezar a sentir resentimiento e incluso a tratar mal al cónyuge que creen que es el problema. Puede ocurrir que la pareja consiga reconciliarse, pero la fractura en la familia se mantendrá, por lo que los familiares han escuchado de uno de los dos.

Personas del sexo opuesto

Desahogarse con un amigo del sexo opuesto acaba intensificando el distanciamiento emocional de la pareja, ya que crea lazos de confianza y consuelo que se basan en la crítica al comportamiento del cónyuge. No puede funcionar, ¿verdad? Optar por este camino puede acabar en infidelidad o, al menos, en una fuerte crisis de celos.

Personas que tienen una visión negativa del matrimonio en general

Mucha gente tiene una visión negativa del matrimonio, ya sea por influencia cultural (¿conoces esa pegatina de "game over" con la imagen de una pareja de novios?) o debido a sus propias experiencias de fracaso en este ámbito, ya sea con ellos mismos o con sus padres. Estas personas evaluarán tu situación a través de su lente negativa, fruto de una lógica parcial y a menudo egoísta, y no apostarán absolutamente nada a la reconciliación o el éxito de la relación.

Personas que tienen una visión negativa de tu cónyuge

Una crisis no es el momento de buscar a ese amigo que siempre se queja de tu pareja. Puede incluso que tengan sus propias razones para no simpatizar tu su cónyuge, pero es mejor no arriesgarse a desahogarse con quienes no están de acuerdo con su relación por principio. No querrán animarte a fortalecer tu matrimonio.

Gente cínica

Sanar una relación requiere mucha fuerza y actitud. Estas son cualidades que las personas cínicas no tienen. Se dejan llevar por el miedo y la mediocridad y por eso se burlan de cualquier movimiento para manifestar el amor pleno y los sacrificios que requiere. Busca el consejo de personas equilibradas y serenas, que crean que el amor nos hace más felices.

Relacionados

Hits