Consejos para evitar ponerte a la defensiva al hablar de tu relación

Manuel G | 06 Julio 2022

20220706195530

Para la mayoría de las personas, escuchar sin ponerse a la defensiva es bastante complicado. Peor aún es cuando el cónyuge o el novio saca a relucir un tema delicado y sensible para el otro, generalmente algo de la infancia, una relación anterior o algún aspecto complicado de su temperamento.

Pero entender a la pareja requiere la capacidad de escuchar. Aunque parezca una tarea imposible, es importante escuchar las quejas de la otra persona sin sentirse atacada. Cuando algo que has dicho (o no has dicho) daña los sentimientos de tu pareja, hay un fuerte impulso de interrumpir con frases de tipo: "Esa no era mi intención. Me estás malinterpretando", incluso antes de que el otro concluya sus comentarios.

Y, por desgracia, cuando el que escucha reacciona antes de que el otro tenga la oportunidad de explicarse completamente, ambos se sienten incomprendidos y este ruido en la comunicación puede desestabilizar la relación. Echa un vistazo a estos consejos, que pueden ayudarte a mantener la calma cuando llegue el momento de hablar de la relación:

1. Anota lo que dice tu pareja y cualquier actitud defensiva que sientas

Suena extraño, ¿verdad? Pero intenta utilizar un cuaderno para anotar todo lo que dice tu compañero y también lo que sientes durante el diálogo. Esto te ayudará a recordar lo que se dijo en esa conversación y facilitará tu reflexión sobre los puntos tratados. Recuerda que estás escuchando a tu pareja porque te importa su dolor. Por último, es útil decirse a uno mismo: "Voy a tomar mi turno para hablar y expresar mis sentimientos sobre esto".

2. Escuchar con amor y respeto

Durante las conversaciones difíciles, céntrate en el afecto que sientes por tu pareja. Intenta recordar las formas en que tu pareja ya te ha demostrado su amor. Piensa en cómo suele apoyarte y hacerte sonreír. La alegría que os dais es más importante que este conflicto. Cuando te calmes, haz el ejercicio de separar tu relación de la ira y el dolor que sientes por ese tema en particular.

3. Desacelerar y respirar

Reducir la velocidad y respirar profundamente es una buena manera de calmarse. Relaja tu cuerpo, pero no pierdas el foco de la conversación. Si tu pareja cree que no estás prestando suficiente atención a lo que dice, explícale que estás intentando concentrarte y tranquilizarte para poder entenderle.

4. Mírate a ti mismo

Analízate a ti mismo y entiende cuáles suelen ser tus reacciones cuando recibes críticas en general. A menudo, cuando te sientes irritado y molesto, no es porque estés reaccionando a las palabras o al comportamiento de la otra persona, sino porque atribuyes un significado personal a esas afirmaciones. Tal vez pienses que no estás siendo lo suficientemente bueno para esa persona o que este tipo de situaciones comunes en las relaciones de pareja contribuyen al distanciamiento. Al comprender tus propias emociones es más fácil considerar que la queja de la otra persona puede ser realmente cierta y algo que, si se trabaja, hará que todas tus relaciones mejoren.

20220706195552

5. Estar abierto al cambio

Esto parece imposible, especialmente si la queja se refiere a algo que has hecho o dejado de hacer. Si cuando escuchas la queja de la otra persona sientes el impulso de defenderte, respira y trata de entender por qué. Pregúntate: "¿Qué intento proteger al tratar de defenderme?". La queja de tu pareja se refiere a sus necesidades, no a las tuyas. Fíjate si lo que dice realmente se relaciona con alguno de tus rasgos de personalidad y considera si necesitas cambiar.

6. Pídele que repita lo que dice de otra manera

Si tu pareja dice algo que te hace sentir mal, pídele que te lo vuelva a explicar. Pero trata de hacerlo de manera que la otra persona no se enfade por la situación, para que todos tus esfuerzos no sean inútiles. Pregúntale si puede repetir la queja, de forma diferente, para que la entiendas mejor y juntos podáis resolver el problema.

7. Pedir una pausa en la conversación

A veces, durante una discusión, una de las partes está más alterada que la otra, cuando no ambas. Intenta calmarte y pide aplazar la conversación hasta que ambos estéis más tranquilos. En el calor del momento, la conversación puede alcanzar niveles inaceptables, se pueden decir palabras que hieran al otro y llegar a romper la relación. En esos momentos, una de las partes puede resultar herida y la curación costará más que esperar a que la conversación se resuelva más tarde.

Relacionados

Hits