5 situaciones que siempre ponen a prueba tu matrimonio

Manuel G | 06 Julio 2022

20220706200353

Además de los momentos de alegría y compañerismo, todo matrimonio pasa por situaciones difíciles que desestabilizan la relación y pueden comprometer la vida en común. Por ello, es fundamental conocer las principales situaciones que pueden dañar la relación, para evitarlas y también saber cómo superarlas.

El primer paso es contemplar la crisis como un factor de crecimiento, no de peligro, porque es en este momento de incertidumbre cuando la pareja percibe las condiciones y factores que no son beneficiosos para la relación. Por lo tanto, ambos buscarán soluciones para corregirlas.

Además, estos momentos de "tormenta" hacen que las personas sean más maduras, mejorando la relación entre ellas. Bien resuelta, la crisis puede ser muy enriquecedora. A continuación, vamos a analizar las principales crisis que envuelven al matrimonio y que se pueden superar con la unión y el compromiso de los esposos.

1. Crisis personal

Sólo afecta a uno de los cónyuges, pero influye en la relación en su conjunto. Este tipo de crisis está relacionado con problemas de desarrollo individual y puede estar provocado por algún rasgo de la personalidad o por un momento crítico de cambio, como la jubilación, la menopausia o la llegada a la edad madura, por ejemplo. Esta crisis también se produce por la incompatibilidad en el proyecto de vida en común de la pareja, ya que, con el paso de los años, los cónyuges pueden tener expectativas diferentes respecto al matrimonio.

2. Infidelidad

Además de generar un fuerte malestar en la relación al perturbar la confianza que existe entre la pareja, la infidelidad tiene el poder de destruir rápidamente el matrimonio y solo se puede superar con un perdón sincero. Para ello, el cónyuge que ha traicionado el compromiso conyugal debe esforzarse por reconstruir su relación y hacer todo lo posible por compensar el daño causado, para que la infidelidad sea superada.

3. Competitividad profesional

Por desgracia, hay cónyuges que se disputan el primer puesto en el trono profesional del hogar. Esta competencia por definir quién gana más, cuál de los dos tiene la mejor posición en el mercado laboral o el mayor grado académico genera una situación desagradable y puede salirse de control. Además, el desafío continuo no puede existir en una relación amorosa, porque lo más relevante para la pareja debe ser siempre la construcción del "nosotros" y no del "yo".

4. Crisis económica

El desempleo o la quiebra económica también son factores que ponen a prueba la unión de los cónyuges. Esto sucede porque la relación es más fácil y cómoda en condiciones ideales, pero puede desestabilizarse fuertemente ante los cambios provocados por las dificultades económicas. La paciencia y la unión de la pareja serán indispensables para superar esta situación.

5. Muerte de un familiar

La pérdida de un ser querido supone un gran sufrimiento emocional para el individuo y también puede afectar a la relación de pareja. La situación se da tanto en hombres como en mujeres, que pueden pasar por periodos de depresión, falta de deseo sexual, pérdida de sueño y apetito, e incluso cambios negativos en la presentación personal durante el proceso de duelo. Sin embargo, esto puede superarse con respeto, comprensión y tolerancia entre ambos.