Las cosas que debes ignorar para ser feliz en un matrimonio

Manuel G | 06 Julio 2022

20220706195712

El matrimonio es como una danza. Requiere que las dos personas practiquen y trabajen juntas para avanzar en la relación. A veces, uno de los dos tropezará, pero es necesario perdonar el paso en falso y seguir adelante, para que la danza siga reflejando el amor entre ambos.

Una de las técnicas importantes en esta danza es aprender a dejar de lado las imágenes erróneas sobre el matrimonio. A continuación, te mostramos siete cosas que una pareja debe ignorar para poder avanzar en su relación.

1. La idea de la pareja perfecta

¿De verdad crees que hay alguien perfecto esperándote? Si es así, ¿qué te hace pensar que quiere estar contigo? A veces parece que la mujer, en particular, se casa con el hombre de sus sueños y luego lo mete en una especie de programa de rehabilitación para que se convierta en el hombre que había proyectado desde el principio. Abandona la idea de "arreglar" o "cambiar" a tu cónyuge y dedica tu energía a celebrar lo que te gusta de él/ella.

2. La manía de compararse con otras parejas

Vas a algún sitio y ves a una pareja que siempre se coge de la mano o se abraza. Otra que es súper extrovertida y que invita a salir a otras personas. Otra, parece tenerlo todo: grandes trabajos, viajes, tiempo para hacer ejercicio, etc. Es difícil no comparar nuestra relación con las de los demás. Pero es un ejercicio necesario para tener un matrimonio feliz. Y no se trata de hacerse el ciego. Por el contrario, lo que tenemos que entender es que detrás de lo que vemos en otras parejas, está lo que no vemos: también se pelean, discuten, se endeudan y se acusan. Céntrate en tu cónyuge: sois únicos y ninguna relación es igual a la vuestra.

3. La necesidad de tener siempre la razón

Imagina la siguiente situación: un hombre y una mujer llevan años casados y siempre han tenido opiniones diferentes sobre la conveniencia o no de tener una televisión en el dormitorio. Uno lo quiere porque ver un programa antes de acostarse le relaja. El otro no, porque concibe el dormitorio como una zona libre de distracciones. ¿Quién tiene razón? Ambos y nadie. Este tipo de problema no tiene una respuesta correcta. Y así ocurre con muchos temas, que acaban convirtiéndose innecesariamente en motivo de discusión en la pareja. Cada uno debe tener un cierto desapego por sus opiniones y estar dispuesto a ceder en determinadas circunstancias. ¿Es más importante tener razón o vivir un matrimonio feliz?

4. La dificultad de dejar el pasado en el pasado

Un matrimonio no puede avanzar si uno de los dos se aferra a los errores que el otro ha cometido en el pasado. Si no puede perdonar algo que su cónyuge ha hecho, es importante que busque asesoramiento y ayuda para superarlo. El conflicto no significa que hayas elegido a la persona equivocada. Es una oportunidad de crecimiento. Es una invitación para que te conviertas en un cónyuge aún mejor.

20220706195716

5. La insistencia en hacer que todo gire en torno a uno

Imagina a una mujer a la que le gusta hacer footing y senderismo. Su marido prefiere quedarse en casa, pero de tanto insistir, su mujer le ha convencido para que vaya con ella, porque la quiere y desea pasar tiempo a su lado. Sin embargo, a la larga se da cuenta de que esta actividad no le resulta agradable. Así que ella encuentra una amiga a la que también le gustaba caminar y correr y empieza a ir con ella. Su marido la anima, se alegra de que haga algo que le gusta y valora los momentos en que están juntos: van al cine, tienen cenas especiales, etc. No por estar casados tienen que hacer todo juntos. De hecho, tomarse tiempo para uno mismo proporcionará una experiencia más rica en los momentos en los que estáis juntos.

6. La idea de que el sexo siempre será genial

Hay que dejar de lado la idea de que toda relación sexual será tan buena como al principio. Por supuesto, es importante hacer un esfuerzo para no frivolizar cada vez que se tiene sexo, pero sigue siendo poco realista esperar que todo sea siempre maravilloso. Es en estos momentos cuando el vínculo emocional y afectivo de la pareja muestra su fuerza, cuando queda claro que el sexo es importante, pero no lo es todo en la relación.

7. La ilusión de que tener hijos mejorará la relación

A veces se busca un hijo con la esperanza de que el matrimonio mejore. Además de hacer recaer sobre el niño una gran responsabilidad que no le corresponde, esta idea desvaloriza al niño, convirtiéndolo en un mero instrumento para mejorar la relación. Y eso no es todo. Lo más probable es que pierdas noches de sueño, estés irritable y no tengas tanto tiempo para cuidar la relación como antes. Es un buen momento para simplificar la agenda y priorizar la relación. Tómate un tiempo de calidad solo para vosotros dos, aunque sea un paseo de 20 minutos o un abrazo de 10. De hecho, ocurre exactamente lo contrario de esta ilusión de la que hablamos: es la calidad de tu relación la que hace que tu familia en su conjunto sea cada vez mejor.

Relacionados

Hits