Economía de Sudáfrica (Años 1980-2000): Diversificación singular

Sudáfrica es la principal potencia económica de África -Discutible ahora que Nigeria empieza a ser muy fuerte- y concentra una gran parte de todo el PIB continental, casi la mitad de su industria, dos tercios prácticamente del acero, dos quintos largos de la minería, más de la quinta parte de las exportaciones africanas y produce alrededor de tres quintos de la electricidad continental y dos tercios de los automóviles. Además, a través de ella se realizan los intercambios comerciales de numerosos países del África austral, cuyas economías dependen en gran medida de la sudafricana.

sudafrica economia

Su pujanza económica deriva, en primer lugar, de una extraordinaria riqueza minera (más de la mitad de las exportaciones), localizada esencialmente en las altas mesetas del Transvaal. Luego, los ingentes recursos obtenidos por medio de la carga impositiva sobre las corporaciones mineras permitieron al gobierno iniciar un proceso industrializado!' controlado por el estado, a través de la Corporación para el Desarrollo Industrial, que coordina las grandes empresas nacionales.

La minería

Pilar del desarrollo sudafricano

Oro, uranio y diamantes

La extracción aurífera sitúa a Sudáfrica como primer productor mundial, destacado, de este metal, cuyas reservas mundiales alberga en más o menos un 50 por ciento. Su venta en el exterior representa la tercera parte larga del valor total de las exportaciones. Las principales regiones auríferas son el Witwatersrand, en Transvaal, y el conjunto formado por las ciudades de Virginia, Welkom, Odendaalsrus y Allanridge, en el Estado Libre de Orange.

Asociado al oro aparece el uranio, segunda fuente energética del país, tras el carbón. Parte de este metal, enriquecido en la planta de Valindaba (Witwatersrand), se exporta a los Estados Unidos y al Reino Unido, y el resto alimenta la central nuclear de Koeberg, próxima a Ciudad de El Cabo y que fue construida con apoyo técnico de Francia.

Los diamantes se encuentran asociados a un tipo de roca basáltica, llamada kimberlita, o bien dentro de depósitos aluviales. En la primera modalidad se explotan las minas de Kim- berley, la Premier Mine, cerca de Pretoria, y las del sudoeste de Orange (jagersfontein, Koffie- fontein). Otros yacimientos diamantíferos se localizan en los depósitos aluviales del Vaal, al oeste de Kimberley, Lichtenburg (Transvaal) y Namaquaíand, en la costa nordoccidental de la provincia de El Cabo (Port Nolloth, Bu files Ri- ver, Kleinzee).

Minerales estratégicos y otros

Los importantes recursos mineros se completan con el control que la República Sudafricana ejerce sobre los principales minerales estratégicos, imprescindibles para el funcionamiento de ciertas industrias de alta tecnología en los países desarrollados: África del Sur es el primer productor mundial de cromo y platino, el segundo de manganeso y el cuarto de antimonio. Según un estudio norteamericano, The World of Siratedie Metals, sin los hig four, los cuatro minerales estratégicos por excelencia (cromo, cobalto, manganeso y platino) «...no se podría fabricar un motor de avión reactor ni un automóvil, no se podría hacer funcionar un tren ni construir una refinería de petróleo o una central eléctrica... hacer funcionar un quirófano, fabricar ordenadores o purificar el agua».

El cromo y el platino se extraen en Transvaal, el primero en Rustenburg, al oeste de Johannes- burgo, y Steelpoort, cerca de Lydenburg, al noroeste; el segundo, también en Rustenburg y en el cercano bantustán independiente de Bo- pbutatswana. También en Transvaal se extraen otros minerales raros, como el antimonio (Gra- velotte) y el vanadio (Witbank, al este de Pretoria). Por su parte, el manganeso se localiza en el norte de la provincia de El Cabo (Post- masburg, Lohatlha, Hotazeí).

Asimismo, son importantes las minas de cobre de El Cabo (Springbok y Prieska, que lo exportan a través del puerto de Saklanha) y Transvaal (Messina, Phalaborwa), en cuya región norteña y nordoriental se concentran también los recursos de amianto (Barberton, Pietersburg) y estaño (Potgietersrus).

El carbón constituye la principal fuente energética sudafricana, ya que satisface cuatro quintas partes de las necesidades energéticas del país. La cuenca hullera se extiende espacial- mente por una gran superficie entre el este del P\W (Witbank) y el interior de la provincia de Natal (Vryheid, Newcastle). Esta última localidad se ha convertido en un importante centro siderúrgico.

Desde 1985, el descubrimiento de grandes reservas de gas natural en la plataforma litoral, cerca de Mossclbaai, en la costa meridional de El Cabo, permitirá reducir algo la dependencia en hidrocarburos, cubierta por las importaciones de petróleo de Oriente Medio.

Los límites de la industrialización

Gracias a los recursos generados por la minería, la República Sudafricana ha podido crear una considerable estructura industrial. Excepto petróleo y bauxita, el país dispone de casi rodas las materias primas necesarias para el desarrollo del sector secundario.

Además de la riqueza minera y energética, el impulso industrializador se benefició también de la existencia de la mejor infraestructura de transportes de toda África. Situado en una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, el país dispone de cuatro puertos de primer orden que aseguran sus relaciones e intercambios con el exterior: Ciudad de El Cabo, Durban, East London y Port Elizabeth, además de Maputo (Mozambique), estrechamente relacionado por ferrocarril con Johannesburgo, y los

puertos exportadores de mineral de Richard’s Bay (carbón) y Saldanha (cobre). Además, la densa red de ferrocarriles sudafricana, convergente sobre Johannesburgo, enlaza las principales ciudades y los centros mineros del país con el sistema portuario; el kilometraje de esta red representa casi un tercio del total del continente, y el de sus carreteras pavimentadas, la tercera parte.

La industria adquirió gran desarrollo a partir de 19^5, beneficiándose de una política estatal proteccionista, basada en la estrategia de sustitución de importaciones. Tres cuartas partes de la producción y el empleo industriales se concentran en cuatro grandes áreas metropolitanas: PWV (Pretoria-Witwatersrand-Vereeni- ging), Durban-Pinetown-Pietermaritzburg, Port Elizabeth-Uitenhage y Ciudad de El Cabo-Paarl- Stelíenbosch. El sector manufacturero genera la cuarta parte del PIB y su composición ha variado desde una dedicación preferentemente metalúrgica y siderúrgica, dependiente de la minería, a una mayor diversificación, representada por los textiles (Durban, Ciudad de El Cabo), la química (abonos, caucho, papel, etc.) y, en general, la transformación de productos agrarios.

Variedad agraria

La agricultura realiza una aportación escasa al PIB, por debajo de la mitad del porcentaje de población activa que emplea. En general, se encuentra bastante limitada por las condiciones naturales: lluvias poco abundantes, escasez de riego, suelos pobres, etc. A pesar de ello, el sector garantiza la autosuficiencia en casi todos los productos y proporciona casi la décima parte de ios ingresos por exportaciones (frutas y hortalizas, maíz, azúcar, lana, etc.)

El área cultivada representa solamente el once por ciento de la superficie total. Un tercio de la misma está ocupada por el maíz, alimento básico de la población negra. La principal zona productora de este cereal es el Alto Veld, en el norte de Orange y sur de Transvaal, la zona conocida como triángulo del maíz, cuyos ángulos serían Mafeking, Carolina y Ladybrand. Las explotaciones, de tamaño medio y propiedad blanca, son muy rentables gracias a la mecanización. En la misma zona se desarrollan el  cultivo intensivo de trigo (15 % de la superficie cultivada), la ganadería bovina lechera especializada y la horticultura y cultivos de regadío.

En ia franja costera meridional de la provincia de El Cabo predominan los cultivos mediterráneos: vid, trigo, frutales y productos hortícolas. Estos recursos dan origen a una importante industria transformadora: vino, envasado de frutas y verduras, mermeladas, etc. En las costas de Natal predominan la caña de azúcar y las frutas (cítricos, bananas y piñas). La caña abastece a la industria del refinado de azúcar en Durban y Pietermaritzburg.

El resto de las regiones sudafricanas, más áridas y menos pobladas (excepto los bantusta- nes), se dedican sobre todo al pastoreo extensivo, la actividad económica que más espacio ocupa, pues los prados y pastos representan el 66,6 por ciento del suelo. La ganadería genera la mitad de la renta agraria, siendo la especie más abundante la ovina, extendida sobre todo por la provincia de El Cabo y el sur de Orange; la lana aprovisiona a la industria textil y supone un importante artículo de exportación. El ganado caprino, que comparte ios mismos espacios con el ovino, es también numeroso y su variedad de Angora, o mohcür, es muy apreciada por su lana. La cabaña bovina, por su parte, se extiende sobre todo por las mesetas interiores y el Bajo Veld.

La escasez de lluvias en gran parte del territorio obliga a hacer hincapié en la utilización del regadío, aprovechando los cursos fluviales (Vaal-Harst, Orange, Great Fish, etc.). El Orange River Project, plan de aprovechamiento del río Orange, ya en ejecución, prevé la ampliación del riego a 230 000 hectáreas. Las tierras irrigadas se dedican a la fruticultura, beneficiándose de su posición austral para exportar productos de contratemporada a los mercados industrializados del hemisferio norte.

El sector agrícola en manos de propietarios blancos se beneficia del apoyo institucional, que busca satisfacer así los intereses de su base electoral bóer, la utilización del riego y los fertilizantes, la mecanización y la aplicación de técnicas empresariales, orientando la producción hacia el mercado, tanto nacional como exterior. Y también, sin duda, se ha beneficiado de las peculiares condiciones —laborales y económicas— en que pudo emplear a la mano de obra negra bajo el apartheid.

Por el contrario, la agricultura de los bantustanes, que ocupan las zonas agrícolas más pobres, se orienta hacia labores y pastoreo de subsistencia; destaca el cultivo del sorgo, con el que se elabora un tipo de cerveza consumida por la población negra. Este sector agrario produce solamente el seis por ciento del volumen total, emplea mal que bien a una mano de obra muy abundante y sus rendimientos son, inevitablemente, bajos.

Algunos problemas económicos

A pesar de su importancia industrial, la economía sudafricana se vincula al mercado internacional de una manera similar a los países subdesarrollados, exportando materias primas, 2792 mineras y agrícolas, e importando productos manufacturados, especialmente maquinaria, bienes de equipo y armamento. La excesiva dependencia del oro en su comercio exterior supone un considerable factor de riesgo, debido a las grandes oscilaciones del precio de ese producto en el mercado internacional.

El modelo industrializador, basado en la sustitución de importaciones, el proteccionismo estatal, la disponibilidad de una mano de obra negra abundante y barata y la aportación de capital extranjero, mostró graves síntomas de agotamiento a comienzos de los años ochenta, cuando se hizo patente la contradicción entre apartheid y desarrollo económico. Ese sistema social y económico racista era el causante de la escasez de trabajadores cualificados y de la débil productividad de la mano de obra, además de impedir la consolidación de un mercado de consumo interno, pues mantenía a una parte considerable de la población al margen de los circuitos mercantiles. Así, pues, los empresarios blancos empezaron a cuestionar la utilidad económica de la legislación segregaciónista.

Estas contradicciones internas, unidas a la decidida oposición de la población negra, puesta de manifiesto en constantes huelgas y revueltas desde 1984, y a las sanciones económicas exteriores, que implicaron la disminución de las inversiones y la retirada de numerosas empresas multinacionales, provocaron una grave crisis económica, en medio de un clima de inseguridad. La actividad económica se estancó, el producto nacional bruto per cápita disminuyó y el desempleo aumentó hasta un 40 por ciento de la población activa no blanca.

Esta situación, que amenazaba con perpetuar un estallido social que terminaría con la dominación blanca de manera violenta, en medio de un baño de sangre, obligó al gobierno aj'rikaneráe F. W. De Klerk a liberar al dirigente negro Nelson Mándela y a iniciar el desmantela- miento jurídico del Apartheid.

Relacionados

Lesoto 5

¿Qué era la organización para la unidad africana (OUA) ?

Actualmente se conoce como Unión Africana desde…
Lesoto 11

África: Su papel en la economía mundial

Desde una perspectiva general, la participación…
zambia 17

Economía de Zambia (Años 1980-2000): Petróleo y Cobre

Rica en recursos, pero demasiado dependiente de…
Libia 83

Economía de Libia: El petróleo, base de la economía

Energía e industria El principal recurso…
Lesoto 101

Economía de Lesoto: Dependencia exterior

El reino de Lesotho, la antigua Basutolandia, es…
angola 6

Economía de Angola (Años 1980-2000): Crudo y más crudo

Sector agropecuario Angola es un país con gran…
zimbabue 5

Vuelta al pasado : Economía de Zimbabue (Años 1980-2000)

Buscando entre mis papeles he encontrado un poco…
suazilandia

Economía de Suazilandia: Sector agrario y minería

El país de los swazis, o reino de Ngwane,…
Malaui 1

Malawi (Años 1980-2000): Una economía agraria apenas desarrollada

Malawi es uno de los países más subdesarrollados…
namibia etnia

Namibia: Economía, diversidad étnica y lenguas

La joven república de Namibia, cuya independencia…
Mozambique

Economía de Mozambique (Años 1980-2000): El lastre de la guerra

El pesado lastre de la etapa colonial y de la…