8 Alimentos buenos y malos(desaconsejados) para el asma

Al igual que alguien que tiene artritis sufre una inflamación de sus articulaciones, las personas que padecen asma experimentan también una inflamación pero esta vez son las vías respiratorias las que se inflaman. Frente a ello, el organismo genera radicales libres que lo que hacen es incluso empeorar todo el proceso inflamatorio.

mujer con asma

Alimentos buenos y malos para el asma

Como siempre la alimentación juega un papel importante en todo tipo de enfermedades y tratamientos así que hemos elaborado una lista con alimentos que suelen ser buenos para sobrellevar la enfermdad y otros que hay que controlar y consumir menos para que no afecte a nuestro problema.

Alimentos que ayudan a la enfermedad

Aunque lógicamente la mayoría de pacientes que padecen asma tiene que recibir un tratamiento médico adecuado llevado a cabo por profesionales y expertos en la materia, hay unas recomendaciones sobre el estilo de vida y algunos alimentos pueden contribuir a que se reduzca la inflamación de los bronquios. Destacamos:

- Yogures prebióticos. Las bacterias que se encuentran en ellos ayudan a reforzar el organismo. Además su aporte de calcio resulta adecuado para disminuir los síntomas provocados por esa inflamación interna.

- Los ácidos grasos omega 3, presentes sobre todo en los pescados azules y en frutas como el aguacate. Pueden ayudar a reducir parcialmente la inflamación porque contrarrestan el efecto negativo que puede ocasionar un exceso de alimentos con ácido omega 6, como las margarinas o los aceites vegetales. Se sabe que, hoy en día, este tipo de productos ricos en omega 6 están demasiado presentes en la alimentación diaria, lo que podría -a medio o largo plazo- empeorar el estado de los bronquios en una persona con asma.

- Alimentos mediterráneos como la uva, la naranja, el tomate y la manzana. Estos alimentos pueden ayudarnos a controlar las sibilancias o pitidos en el pecho propios de la enfermedad gracias a sus compuestos antioxidantes.

- Lactancia materna. Los niños que son amamantados durante 12 o más semanas tienen un riesgo más bajo que el resto de niños de desarrollar asma.

Alimentos a controlar

Lógicamente debe ser un médico, estudiando cada caso en particular, quien confirme qué alimentos o sustancias presentes en ellos pueden desencadenar una crisis asmática. Sin embargo, los que normalmente se incluyen en una posible “lista de alimentos problemáticos” suelen ser:

- Leche de vaca. En este caso puede darse una alergia que provoque el asma. Lo mismo ocurre a veces con cereales como el trigo, la levadura y todos aquellos alimentos con moho, como por ejemplo los quesos azules.

- Bebidas de soja. No siempre se presenta una reacción asmática al tomar este tipo de bebidas, pero se recomienda tomarlos con precaución.

- Los cacahuetes, las nueces, el pescado y los huevos pueden dar lugar a una crisis respiratoria de forma repentina así que mucho cuidado con injerir más de lo necesario.

- La comida rápida. Recientemente se ha comprobado que tomarla dos o más veces por semana aumenta los ataques de asma. Al parecer, son las grasas y la sal que contienen las que podrían inflamar los bronquios.

- Aditivos. Aunque es imposible de evitar ya que están presentes en multitud de alimentos actuales, es conveniente disminuir la cantidad que se toma, en especial los sulfitos. Para ello, lo ideal es leer bien las etiquetas de los productos en los supermercados con el objetivo de disminur la ingesta de estos aditivos.


 

 

Los más populares en esta categoría

comida saludable 259

Las 6 formas diferentes de cocinar y sus ventajas

Para que sepas exactamente qué ocurre con un…
patatas

¿Por qué es bueno y saludable comer patatas? Beneficios y consejos

Su alto contenido en potasio puede ser de gran…
botellas de agua

¿Por qué beber agua es la mejor y más importante medicina?

El agua es el componente principal del organismo…