Economía de Botswana (Años 1980-2000): Ganadería y diamantes

Manuel G | 06 Febrero 2019

botswana paisaje

Tradicionalmente, la economía de Botswana se ha basado en la ganadería, fundamentalmente bovina y caprina: las exportaciones de carne y pieles representan el tercer recurso económico del país. La agricultura es insignificante, limitada a un 2,3 por ciento del territorio, en la parte oriental, con dedicación preferente a los cultivos de subsistencia (sorgo, mijo, maíz, etc.). Las sequías consecutivas de los primeros años ochenta provocaron un retroceso productivo agrario del 4 por ciento anual entre 1980 y 1989, lo que contrasta con un crecimiento económico global del 11,3 por ciento anual en el mismo período.

El pilar de la economía está constituido por los diamantes, extraídos de los yacimientos de jwaneng, en el sur, y los de O rapa y Letlhaka- ne, en las proximidades de los Makgadikgadi Pans; Botswana es el tercer mayor productor mundial. Los diamantes, que representan tres cuartos del valor de las exportaciones, son los causantes de la vertiginosa subida de la renta por habitante y dei índice de crecimiento económico más elevado de África.

Otra importante riqueza minera está representada por el níquel, explotado en Selebi-Phik- we en asociación con el cobre y el cobalto. En cambio, los proyectos de exportación del carbonato de sosa del Sowa Pan, en el Makgadik- 2758 gadi, y del carbón de Mmamabula y Palapye, junto a la vía férrea (reservas, 17 000 millones de toneladas) chocan contra los costes de transporte y la decisiva competencia de la República Sudafricana, exportadora de ambos productos.

La industria es mínima y se concentra en la transformación de productos primarios: matadero frigorífico en Lobatse; tenerías en Lobat- se y Francistown; alimentación y talla de diamantes en Gaborone; desmotado de algodón en Francistown.

El peso de Sudáfrica en la economía de Botswana es decisivo. Cuatro quintos de las importaciones proceden de la SACU (Unión Aduanera Sudafricana), integrada por África dei Sur y sus países económicamente satélites: Namibia, Botswana, Lesotho y Swazílandia. Además, alrededor de 10 000 botswaneses trabajan en las minas del Transvaal sudafricano.La balanza de pagos resulta altamente favorable, gracias al superávit comercial y a los aportes financieros de la emigración laboral y del turismo.

Lo mejor de la categoría

Hits